Los futbolistas más feos que han jugado en el futbol mexicano

Los futbolistas se vuelven imán de miradas en la cancha y en ocasiones, cuando el talento con los pies está acompañado de estilo y de porte físico, las marcas tratan de ficharlos como su imagen y los patrocinios no dejan de llegar, sin embargo, también está la otra cara de la moneda, este es un recuento de jugadores que han pasado por la Liga MX y que de plano no eran muy agraciados, algunos han tenido éxitos deportivos, otros incluso eran malos con la pelota en los pies y casi nadie los recuerda.

Estos son los futbolistas más feos que ha tenido el balompié azteca:

Federico ‘Colorado’ Lussenhof

Uno de esos defensas todo terreno y poco virtuosos, el ‘colorado’ surgió en Rosario Central y vivió una de las épocas más bizarras del futbol mexicano liderando la defensa de Toros Neza. Este argentino tenía un estilo peculiar de correr y de manejar el balón que lo hacía inconfundible (al igual que su cabellera y barba), llegó a jugar en Europa con el Tenerife y Mallorca, ganando una Copa del Rey, pero en la Liga MX no tuvo éxito, solo perdió una final con los Toros ante Chivas y formó parte de una época complicada en Cruz Azul.

 

 

 

 

 

Manuel Cruzalta

Este lateral por derecha no fue muy mediático, sin embargo, siempre será recordado por dos aficiones, la de Toluca y la de Cruz Azul. Para los Diablos siempre fue una alternativa de recambio, marcó solo un gol en los 10 años que defendió al cuadro mexiquense y ganó 4 títulos de liga, pero la jugada que lo llevo a las miradas de la prensa y al rencor de la afición celeste, es el penal que le cometió a César Villaluz en la final del Apertura 2008 y no fue sancionado.

 

 

 

 

 

 

 

Víctor ‘Carucha’ Muller

Solo jugó tres torneos en México y cada uno de ellos en diferente equipo, siempre fue entregado, corría a todas, peleaba cada balón y tenía un físico que no motivaba al choque a los rivales. Este argentino que es más recordado por su apodo alemán y el apellido que le complementa, marcó solo un gol con Monterrey y con Pumas tuvo su mejor rendimiento en la Liga MX, pues gracias a los 4 goles que marcó en las 4 jornadas iniciales del Verano ’02 se ganó la titularidad y se convirtió en un talismán para los universitarios, llegando a 8 goles, no obstante, salió del equipo y vivió su tercera etapa en México vistiendo los colores del Pachuca, en donde jugó 12 partidos y marcó 6 goles.

 

 

 

 

Melvin Brown

Este jarocho de origen jamaicano marcó época en el futbol mexicano, no era muy agraciado, pero fue un elemento regular y formó parte de dos procesos mundialistas (aunque solo fue convocado a uno de ellos). Inició en Cruz Azul y luego de algunos años pasó por Jaguares de Chiapas, Puebla, Tecos de la UAG y en su última etapa con el Irapuato y Cruz Azul Hidalgo. Formó parte de la plantilla que encaró y perdió la final de la Copa Libertadores en 2001 con la máquina, pero tristemente nunca pudo ganar un campeonato.

 

 

 

 

Mauricio Gallaga

Este mediocampista mexicano quizá fue poco reconocido, quizá porque nunca jugó para uno de los 4 grandes, pero jugó casi 9 años con los Tecos en dos diferentes etapas, siendo parte de la generación más exitosa de la UAG, pues resultó campeón en el único torneo que se coronaron. Su estilo fue más agresivo que su rostro, así que imagina el tipo de entradas que repartía en las canchas mexicanas. Gallaga jugó 8 partidos con la selección mexicana mayor, además del mundial sub 20 en 1991.

 

 

 

 

 

David ‘Popeye’ Oliva

Famoso por acompañar con la guitarra a Sergio Almaguer durante un festejo de gol y por su cabello canoso, el ‘Popeye’ surgió de los Tigres y alternó su estadía entre Tigrillos y el primer equipo, después vivió los 2 mejores años de su carrera en el Necaxa más exitoso y entre su peregrinar final, estuvo el Puebla, los Correcaminos de la UAT y Jaguares de Chiapas.

 

 

 

 

 

Oribe ‘El Hermoso’ Peralta

El futbol mexicano siempre le va a agradecer a Oribe Peralta por la medalla de oro que ganó la selección nacional en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero nunca le agradecerá su belleza. Este delantero al que apodan el ‘Hermoso’ (no propiamente por sus atributos físicos), ha desfilado por Monarcas, León (ganando un torneo en el Ascenso MX), Monterrey, Chivas (refuerzo en Copa Libertadores), Santos Laguna (ganando dos títulos de Liga MX), Jaguares de Chiapas y América (ganando 2 títulos de Liga MX), acumula más de 200 goles en la Liga MX y también se ha coronado en Juegos Panamericanos, Concachampions (2 veces), Copa Oro y Copa Concacaf.

 

 

‘Pikolín’ Palacios

La fealdad al cuadrado, estos hermanos que formaron parte de una época gloriosa en Pumas, siempre fueron objeto de las miradas (resultaba increíble que fueran reales) , pues los descubrió nada menos que Hugo Sánchez. Marco fue defensa y es ligeramente más alto, además de los universitarios, con quienes consiguió 4 títulos de Liga MX, también jugó para Monarcas Morelia. Por su parte Alejandro, parecía que no iba a dejar nunca la portería de Pumas, pero el surgimiento de Alfredo Saldivar lo marginó y tuvo que emigrar al Atlético San Luis, en donde cerró su carrera.

 

 

Joel ‘Tiburón’ Sánchez

El futbol mexicano lo conoce como ‘El tiburón’ y no precisamente por morder al rival en la cancha, sino por su parecido con un tiburón martillo. Este defensor mexicano jugó el Mundial de Francia 98, ganó la Copa Confederaciones en 1999 y el tercer lugar de la Copa América en dos ocasiones (1997 y 1999), además militó tanto en Chivas como en América, Veracruz, Dorados, Querétaro y Tecos, logrando levantar la Liga MX en el Verano 97 con el rebaño.

 

 

 

 

Filiberto Fulgencio

Este veracruzano jugó 80 partidos de la Liga MX y 55 en el Ascenso MX, jugó en 10 equipos del futbol azteca, debutó con los Tiburones, pasó a Celaya, Cruz Azul Hidalgo, Atlético Yucatán, Necaxa, Celaya, Puebla, Querétaro, Coatzacoalcos e irónicamente se retiró con Trotamundos de Salamanca. Nunca fue un gran goleador y solo jugó los 90 minutos en 18 ocasiones, en su equipo entró un par de veces a la Liguilla, pero no vio acción, lo apodaban Filiful.